IEP dirección de empresas

El cine más fresco

Las bicicletas son para el verano, y las playas también. Sin embargo, las que incluimos a continuación no han sido popularizadas por el viajero con ganas de refrescarse sino por el séptimo arte, que ha sabido inmortalizarlas en películas y secuencias que están en el recuerdo de todos los espectadores

El cine más fresco
Viernes, 16 de diciembre 2016

007 Muere otro día
Playa de la Caleta, Cádiz

Ver escena

La famosa escena de la actriz norteamericana Halle Berry saliendo del agua en la película 007 Muere otro día del agente secreto más famoso del cine ‘con licencia para matar’ se rodó en España, concretamente en la playa gaditana de La Caleta, aunque para ser honestos el entorno suplanta a La Habana, con mojito incluido cuando la actriz sale del agua y se encuentra con Pierce Brosnan, el comandante James Bond. La historia de la película se desarrolla en las dos Coreas, Hong Kong, Londres, Islandia y la isla de Cuba, que está representada por la ciudad española.

 

La playa elegida por los productores cinematográficos se sitúa en el centro histórico de la población andaluza, la de menor extensión de toda la ciudad y aislada del resto. Durante tres días del mes de abril de 2002, La Caleta sufrió una verdadera transformación, sobre todo el Balneario de La Palma, en el corazón de la popular playa, que pasó a ser el Hotel Sierra de los Órganos, un establecimiento cinco estrellas ubicado en la isla de Cuba. Hasta aquí llegaron camiones directamente desde Gran Bretaña con miles de kilos de material que se emplearon en levantar los decorados de la fachada del nuevo hotel gaditano. Los interiores se rodaron en los estudios Pinewood, en Londres.

 

10 La Mujer Perfecta
Manzanillo, México

Ver escena

La actriz Bo Derek es simplemente, en esta divertida película, la mujer perfecta. Un cuerpo perfecto que será siempre recordado corriendo por la playa hacia el mutuo encuentro de un menos agraciado actor George Webber, en el papel de Dudley Moore. La mítica escena ha sido repetida y parodiada hasta la saciedad en infinidad de películas, y es que la extraña pareja Bo y George y la puesta en escena en una playa de Manzanillo, en el estado mexicano de Colima, no tienen precio.

La escena se rodó en las playas del hotel Las Hadas que, por aquel entonces  -año 1979- sólo tenía cuatro años de vida. Su rodaje impulsó turísticamente una zona llamada a ser destino turístico de primer orden por el clima templado y la arena fina y oscura de sus playas, situadas en el límite de una zona volcánica que se eleva 4.000 metros sobre el nivel del mar. Manzanillo se convirtió así en un destino privilegiado para el turismo internacional.

Después de tres décadas, y tras la renovación del hotel Las Hadas, la playa por la que Dudley Moore trotó al encuentro de su musa sigue atrayendo al viajero por su ubicación a orillas de una exclusiva bahía en la península de Santiago, una bahía con oleaje minúsculo y aguas limpias.

 

Con faldas y a lo loco
Playa de San Diego, California

Ver escena

Las escenas de playa de una de las mejores comedias de la historia, Con faldas y a lo loco, protagonizada por Marilyn Monroe, Jack Lemon y Tony Curtis a las órdenes del maestro Billy Wilder, se rodaron en San Diego, California. En concreto, en las blancas playas cercanas al hotel Del Coronado, en donde se refugiaban Jack Lemon y Tony Curtis, travestidos, aunque en la película se decía que huían a Florida. Por aquí cantaba y tocaba el ukelele una espectacular Marilyn Monroe, en el papel de Sugar Kane, sólo tres años antes de su repentina y prematura muerte.  

Billy Wilder escogió para su película las playas de San Diego y el hotel Del Coronado porque, aunque la filmó en 1959, en realidad narraba una historia ambientada en 1929, y buscaba un hotel que no hubiera cambiado en 30 años. El Del Coronado, construido en 1888 conservaba, y continúa haciéndolo, su encanto decimonónico. En él se alojó Marilyn durante el rodaje de la película junto a su marido, el dramaturgo Arthur Miller.

 

De aquí a la eternidad
Playa Halona Cove, isla de Oahu, Hawai

Ver escena

En la playa de Halona Cove, en Hawai, se rodó una de las escenas recordadas por cualquier persona aficionada al séptimo arte, el beso apasionado de Burt Lancaster y Deborah Kerr en la playa mientras una ola les envuelve. La escena, una de las más sensuales y llenas de erotismo del cine norteamericano de la época, provocó un escándalo. Era el año 1953. Su rodaje exigió tres días y más de cien personas al tener que sincronizar la escena para que las olas rompieran sobre la pareja en el momento adecuado.

En muchos cines se proyectó la escena incompleta, y no porque estuviese censurada sino porque los proyeccionistas robaban fotogramas cortándolos de la copia del celuloide con tijeras para quedárselas de recuerdo.

Halona Cove es una playa pequeña, de aguas cristalinas y arena blanca, en la que nunca hay muchos bañistas porque tiene difícil acceso y solo se puede llegar a ella caminando por las rocas. La mayoría de los turistas que la visitan lo hacen atraídos por el cercano Geiser de Halona, uno de los más famosos y espectaculares de Hawai.

 

El planeta de los simios
Zuma Beach, California

Ver escena

¡Nooo! ¡Lo habéis estropeado todo! Esta frase de Charlton Heston, en el papel de Taylor, al contemplar la estatua de la libertad enterrada en la playa y entender que siempre había estado en la Tierra marcó un hito en la historia del cine de ficción al poner el punto final perfecto a una película que suma acciónaventurasmisterio y fantasía. Esta escena final se rodó en Zuma Beach, al norte de Malibú, en California, una playa de arena blanca y fina, y aguas cristalinas. En la escena se escucha el ruido de las olas y los desesperados gritos de Heston al rodarse sin música para remarcar el apocalíptico drama sobre la raza humana.

Uno de los puntos fuertes de la película, además del guion, fue el maquillaje y el revolucionario uso del látex, que se adaptaba perfectamente a los gestos y movimientos de la cara. Al principio, se tardaba seis horas en maquillar a los actores, tiempo que se redujo a tres con la práctica. El maquillaje exigía a los intérpretes comer a base de líquidos y fumar con boquillas para no estropear las máscaras. La anécdota negativa del rodaje fue la muerte de un motorista al caer de su moto al ver a tres monos conduciendo un coche; eran tres actores que se dirigían al estudio.  

 

Salvar al soldado Ryan
Curracloe Beach, Irlanda

Ver escena

El 6 de junio de 1944, 156.000 soldados aliados desembarcaron en Normandía, costa francesa, para liberar a Europa de la ocupación nazi. Horas después del desembarco, 10.000 soldados estaban muertos o heridos. El asalto aliado se produjo en la playa de Omaha, aunque el lugar elegido por el director Steven Spielberg en esta película para la recreación de este trágico episodio fue Curracloe Beach, en Irlanda. El rodaje de los intensos 27 primeros minutos del desembarco en la playa irlandesa costó 12 millones de dólares e implicó a 1.500 extras, además de intervenir de veinte a treinta personas con amputaciones reales para interpretar a los soldados estadounidenses mutilados durante el desembarco.  

Curracloe Beach está situada a 10 km al noreste de la ciudad de Wexford y a sólo un kilómetro del pueblo del mismo nombre. Es una playa de arena blanca, especialmente segura para el baño y muy frecuentada por turistas y lugareños, cuando el tiempo lo permite, con un agradable sendero para recorrer a pie que se extiende a través de las dunas. 

 
 

The Business Traveller ®