"Invertir en gestión del talento es invertir en el crecimiento de las empresas"

En 2014 Mónika Suso puso en marcha, junto a su socio, el Instituto de Alto Rendimiento Profesional, que nació para responder a las necesidades de optimación del talento en las organizaciones "más allá de las técnicas"

'Invertir en gestión del talento es invertir en el crecimiento de las empresas'
Lunes, 19 de diciembre 2016

Explíquenos qué actividad desarrolla en el Instituto de Alto Rendimiento.

Tras una dilatada carrera en el mundo del Business Travel, en la actualidad centro mi actividad profesional en la dirección del Instituto de Alto Rendimiento Profesional (IAR).

 

¿Cuándo montaron la empresa y qué les llevo a ponerla en marcha?

El proyecto del Instituto de Alto Rendimiento Profesional vio la luz en 2014 como consecuencia del crecimiento de nuestra primera empresa Invita Instituto, cuyo target era el profesional que por propia iniciativa demandaba una formación de calidad que le permitiera desarrollar su liderazgo como persona y profesional. IAR nace para dar respuesta a la necesidad de optimización del talento en las organizaciones "más allá de las técnicas". En nuestro ADN está la visión de contribución a la transformación de un mundo con organizaciones cuyos resultados están ligados al desarrollo y bienestar de sus colaboradores.

 

¿A qué clientes se dirigen? Quiénes requieren más sus servicios ¿particulares o empresas?

IAR nace con vocación internacional y se focaliza en organizaciones empresariales y entornos educativos que creen que el desarrollo personal es la base del éxito profesional. Empresas que entienden que el bienestar de sus trabajadores es rentable dado que fomenta su rendimiento, traduciéndose en mayor eficiencia y optimización del talento disponible. En ocasiones la iniciativa surge del propio empleado y en la mayoría de los casos son las empresas las que acuden a nosotros para dar respuesta a las necesidades de sus equipos de trabajo.  

 

¿Cómo desarrollan sus sesiones de trabajo? Aunque cada caso será un mundo, ¿qué tiempo medio invierten?

Nuestras propuestas formativas contemplan tanto procesos de desarrollo individualizado como procesos grupales que persiguen desarrollar las capacidades que cada persona necesita para alcanzar el éxito personal y profesional. La duración de las sesiones depende del programa, pudiendo variar entre los 90 minutos de una sesión de coaching ejecutivo y varios meses, dependiendo de la modalidad de los Training en Gestión del Talento. Lo que hacemos es adaptar nuestros programas a las necesidades de las empresas y al momento vital de los clientes.

 

Aprender a gestionar el talento tiene sin duda un gran beneficio personal pero, ¿son las organizaciones conscientes del valor añadido que aporta a sus empresas que los trabajadores sepan hacerlo?

Cada vez disponemos de más investigaciones que relacionan de forma estrecha la gestión del talento con el rendimiento y la felicidad. Cada vez se tiene más presente que las personas con mayores índices de felicidad en su trabajo tienen un rendimiento mayor. O lo que es lo mismo, las personas infelices en el trabajo disminuyen su rendimiento hasta en un 40%, lo que representa un coste enorme para las organizaciones. Nuestra propuesta pretende capacitar a las personas para que puedan autogestionarse y responsabilizarse de la optimización de su talento de forma sostenible en el tiempo.

 

Cómo definiría hoy al trabajador español, ¿desmotivado, estresado, implicado con su empresa y cultura…?  

Si a la tensión generada por estos años de crisis le añadimos los cambios continuos a los que nos vemos sometidos, nos encontramos con personas con mucho talento que viven en un estado de alerta permanente y con grados de estrés preocupantes. Incluso las personas más comprometidas con la empresa pueden bajar su rendimiento por una inadecuada gestión del estrés. Los trabajadores están más preparados que nunca, pero necesitan herramientas para autogestionar su talento y liderar su vida. Invertir en gestión del talento es invertir en el crecimiento de las empresas.  Y sin crecimiento no hay futuro.

 

Relátenos algún caso de éxito del que se sienta especialmente orgullosa profesionalmente.

Nuestro trabajo en general es muy gratificante en el sentido de que somos testigos de los cambios que se producen en las personas con las que interactuamos. Recuerdo con especial cariño el programa “Cuídate Enfermera” basado en Coaching y llevado a cabo con mandos intermedios en el Hospital de La Paz en Madrid. Los cambios que se produjeron tuvieron un impacto sostenido en el tiempo en su entorno profesional (colaboradores y pacientes) y personal. La experiencia nos confirma que cuanto mayor es la responsabilidad del cargo, mayor es el impacto en todo el sistema y por tanto su desarrollo personal resulta imprescindible.


 
 

Información para el nuevo viajero de negocios